18/10/08

Como para sonetos anda la cosa...

Tratando de dar apoyo a Vachi, el Santi largó un nuevo desafío a La Cofradía, que anda muy quieta y chauchona:ESCRIBIR UN SONETO . Y el asunto no quedó por ahí, mis queridos amigos, ya publicó el primero. Vamos a tener que esmerarnos mucho para poder estar a su altura, porque el que te dije corrige hasta a Garcilaso de la Vega y teoriza acerca de si tan gran poeta escribe con efe o con hache.
Justo ahora que tengo que irme a trabajar - porque yo los sábados ya saben que trabajo- él larga esto que yo me pelo por contestar, que me sacude el intelecto, me hace reír y me saca de la rutina acumulada en estos últimos días.
Pero no puedo ahora meterme en esto.Escribo aquí y cada vez se me hace más tarde. Son más de las nueve de la mañana y debo salir ya para el trabajo, si no lo hago ahora, no me vengo ni a las seis de la tarde. Antes debo ir a comprar cuatro paquetes de hojas para la fotocopiadora. Además, esta tarde cuando salga de trabajar, tendría que pasar por la peluquería. También debería ir hoy a la hora 18 a dos lugares al mismo tiempo: a)a ver a Danilo que viene a Las Piedras a encontrarse con sus adeptos a tres cuadras de casa, y ahí aprovechar y decirle algunas cosillas que tengo encondadas en el alma y guardadas sólo para él y la ocasión de encontrármelo cara a cara(que era hoy);b) a Montevideo, a cumplir con mi amigo poeta "en serio" y famoso,Luis Bravo, que me invitó a ver su espectáculo en la Feria del Libro,donde -convidadando con un aperitivo- presenta su último libro que parece que es "trifronte"(???):"Algo pasa por la voz".Él no se anda con pavadas ,él presenta un espectáculo más allá de la poesía, titulado"Tamudando", "que es un recital verbofonético + otros sonidos mutantes" .¿Qué tal?...Se imaginarán que con eso de "verbofonético" y "trifronte"ya tengo bastante como para andar averiguando si Garcilaso escribía "hermosa" con hache o con efe.
Pero la cosa no termina ahí, hoy -además- termina el IV Encuentro Internacional de Guitarra de Montevideo con un recital de Marco Pereira, el brasilero autor del "Choro da Juliana". ¡Con lo que amo Brasil y todo lo que contiene, incluso la caipirinha!
En realidad, podría posponer lo de Luis -después de todo hablo o me escribo con él cuando quiero-; podría saltearme lo de Astori, sé que podré verlo otras veces, la campaña electoral recién empieza-; y debería ir a escuchar y ver a Marco Pereira al Solis, a quien tal vez nunca más tenga la oportunidad de escuchar.Eso es lo que quiere mi corazón.Todo indicaría que mi salida de sábado iba a terminar ahí.Pero no.Tengo que ir con Él a otro concierto. Cosas del deber.¿Pueden creer?
Se imaginan que por hoy de sonetos ni hablamos. Pero queda largado el desafío del Santi a todo amigo que ande por allá y por aquí. Vamos a ver si La Cofradía y La Flor y Nata de la lengua castellana y de la literatura iberoamericana se lucen un poco y se divierten con el humor que caracteriza a los que nos reunimos desde este lado y el otro del Atlántico.
¿Te animás?... Dale, dejá tu soneto aquí o allá en Los divagues del Santi (http://divaguesdelsanti.blogspot.com/). Antes de largar te conviene leer los comentarios referidos al tema que aparecen allá en la entrada del 12 de octubre. Pego aquí, en el primer comentario,el soneto que ya escribió el Santi. Y no te achuches, que sé que podemos.


4/10/08

Calenda Maia



Buscando una música para cambiar la Picnic Suite, que a Él lo tiene cansado, encontré este archivo que me trajo lindísimos recuerdos y que tiene mucho que ver con esto, aunque no parezca. Porque si lo que yo quería en esa entrada que escribí abajo era hablar de la primavera, “calenda maia” – que también puede escribirse no me pregunten en qué idioma “kalenda maya”- significa el primer día del mes de mayo, considerado el de la consagración de la primavera allá en el hemisferio vecino. Como dice una página que encontré en Internet, “día del amor relacionado con florecer y renacer, época en que la vida vence a la muerte y la luz gana a la oscuridad”.



Aparte de lo dicho, la Calenda Maia conjuga mis dos amores – la música y la literatura- porque esta composición del siglo XII pertenece a Raimbaut de Vaqueiras (1155- 1210), un trovador provenzal. Pero no es por esto que me emociona, sino porque esta música es lo primero que el Santi me enseñó a tocar en la flauta dulce.


Cómo me agradaría que renacieran nuestros jóvenes y lozanos años y volviéramos a aquellas tertulias en las que hacíamos música despreocupadamente aunque tuviéramos, tal vez, más preocupaciones que ahora.


Cómo me gustaría volver a ver la cara de asombro y sorpresa de mis alumnos cuando en clase sacaba la flauta de la cartera y -sin mediar palabra- tocaba la Calenda Maia antes de empezar a dar el Romance del Prisionero o la poesía trovadoresca.