10/2/11

FELIZ CUMPLEAÑOS, don JOSE

El tango dice "que veinte años no es nada"...¿Se imaginan 100?...

Lo digo en serio, una pavada tan grande como el Océano Atlántico, como que unos vivamos al norte y otros al sur, como que allá sea crudo invierno y acá derritiente verano, como que no nos hayamos visto nunca la cara concreta de carne y hueso, como que andemos por aquí y por allá del mundo, no nos va a impedir la sincera amistad y estar de grandes festejos hoy.

Don Jose, el padre de Pepe Codorníu el de "AGUAS ABAJO", hoy cumple CIEN AÑOS. ¡¡¡Cien años!!!...Todavia no puedo creer ser participe de esta alegria. No me voy a entristecer por no poder estar en Madrid en  la fiesta que estuvieron preparando Pepe y su familia; yo festejo desde aqui y sé que nuestros amigos también vendrán a La Flacurita a hacer lo mismo y llegaremos a allá.

Por todas las cosas que hubiera querido decirle a mi padre y vivir con él y no pude; por su fuerza -don Pepe- y por su alegria de vivir que trasciende los mares y todo, por cien años más, por su lucidez y su sabiduría increíble y por su terca voluntad de ver salir el sol cada dia de nuevo va este regalito:

                       

Como decimos por aqui, al otro lado de los mares:

¡¡¡QUE NUNCA FALTE !!! *....¡¡¡SALU!!!**

 

Va mi brindis con todos ustedes, queridos amigos del otro lado del océano, brindis donde se une el cabernet sauvignon, que tanto me gusta, de mis pagos canarios con el tan preciado y gallego alvariño; Uruguay con España , Canelones con Galicia:


 Para quienes no lo han conocido, así lo presentó Codorníu cuando comenzó con Aguas Abajo,su blog:
"Mi padre habla poco; sin embargo, me contó ayer en la cena que llegó a Madrid en el año 1929, en un coche de línea muy lento que se detenía en todos los pueblos de Castilla. Recuerda que, desde el autocar, vio por primera vez la Gran Vía.Le pareció tan grande y hermosa como un futuro. Su vista no cabía en una sola ventanilla, por eso tuvo que mirar también por las de al lado para poder verla toda de golpe, mientras chavales, como él, agitaban la mano desde la calle y saludaban al pasar...Mi madre aún no estaba a su lado, todavía no se conocían; pero él ya intuía que sonreía como yo, como hacemos en las fotos porque lo llevamos en la sangre. A Miguel, también lo trajimos en la sangre trompicando desde una aldea gallega. Él no se fija en estos detalles todavía. Su pelo rubio, el viento "norteiro" en la expresión de la cara y eso de la sonrisa lo cantan a las claras.

Mi padre aprendió a hablar castellano muy rápido, porque le sonaba a fino y a ciudades bonitas. Ya dije, corría el año 29. Venía a segar con dieciséis años tan sólo. Y tan solo" .

Lo digo de nuevo: ¡¡¡SALÚ, don José!!!...¡¡¡QUE NUNCA FALTE!!!...
¡¡¡ FELICIDAD!!!.... Y un abrazo inmenso, capaz de saltar el mar y la distancia y estar allí, festejando; con gran estima e infinita admiración por usted y por la maravilla de la vida.
                      

Quien quiera festejar la vida y saludar a don José puede acercarse a la barra de La Flacurita…¡chin!...¡chin!
_________
Notas:
*"que nunca falte" = la bebida con que se brinda, por supuesto, y ese momento de felicidad.

**"salu": = chin chin.