23/11/10

Voy a ser fina...

Mientras que termino de hacer una torta de chauchas para poner en el horno, las varices se me revientan a la altura del tobillo (hay mal tiempo y la atmósfera real, igual que la metafórica, está cargada) después de haber trabajado diez horas hoy y ya me descalcé,el de platinada cabellera ordena y limpia la mesada de la cocina de la Flaca (que a veces es la barra de la Flacurita) para que haga la masa de la torta, voy a decir lo siguiente:

¡¡¡AGUANTE EL PEPE, CARAJO!!!... que para eso lo voté.

20/11/10

Qué no hace una madre...

Para continuar con el tema del post anterior, el de las mujeres sufridas, les dejo este videíto que no tiene desperdicio. Mírenlo con atención´.

Cuando vi ese comercial por primera vez, yo casi me muero de un ataque de risa. Seguro nosotras somos mujeres diferentes, mujeres actualizadas, liberadas, ocupadas, racionales, inteligentes, experimentadas. ¡Cómo le vamos a hacer a alguno de nuestros hijos alguna cosa así como hace la rídicula de la propaganda!... Pobres hijos, así no hay manera de crecer, de ser responsables, de poder independizarse, valerse por sí mismos, buscar sus propios caminos.

Con una madre como ésa no hay duda de que hay que ser un hijo muy fuerte para resistir. Ya demasiada melosidad es lagrimear cuando les entregan un diploma en el Inglés, salvan un examen con buena nota o sabemos que termina la Universidad y es el último día de clases. Con una madre así no se puede, creo que en eso estamos todos de acuerdo,¿no?...

Sin embargo, cuando se me saltó la risa, mis dos hijos me miraron con una sonrisita burlona, que decía solapadamente "dale... no te hagás la superada". "No van a decir que alguna vez les he hecho eso -dije yo- soy muy actualizada y ya están grandecitos y en edad de andar muy libres y sueltos por la vida. Lo tengo muy claro".

Una cosa de ésas como la de la propaganda, amigos, jamás la haría yo con el cuerpo; es decir, no pararía el ómnibus para alcanzarle la comida a Felipe ni me tiraría en palomita dentro de una cancha de voley para evitarle el pelotazo a Mariana. Pero con el pensamiento... ¡ah...!el pensamiento es otra cosa; y sí, lo hago mil veces, el instinto es muy fuerte. Por suerte, soy un ser racional y puedo dominar mis impulsos.

"Flaca, ¡dejá vivir!"..."Flaca, ¿qué te pasa? ... a los veinte ya trabajabas y a veces hasta pensabas en casarte "... "Flaca, ¿qué hacés"... Esto mismo me digo yo y me acuerdo del comercial de Paso de los Toros.

"Flaca, cortala...¡cortá con tanta dulzura!", me ando diciendo últimamente todos los días desde que Felipe hace una semana sacó la libreta de conducir y yo todavía no le largo el auto, no porque me importe ese carro viejo sino porque me muero de pánico por él. Llego cansada del trabajo, pero eso no importa; salimos todas las tardes a practicar por los más tortuosos caminos canarios.Siento que los que pasan me miran con una tierna mirada socarrona y compasiva que expresa algo así como "¡Qué no hace una madre por ellos!". Y yo sonrío tímidamente y me hago la distraída, pero sigo impertérrita... "mirá para la derecha", "andá frenando", "mantené la distancia","aflojale la pata", "doblá más cerrado", ¡bieeen, asssííí!...blablablablablá...

Disculpen, amigos, pero voy por una Paso de los Toros*.

__________________________

*Paso de los Toros: "agua tónica", refresco compuesto por agua carbonatada y aromatizada con mucha quinina, por lo cual se caracteriza no sólo por sus valores terapéuticos y su poder curativo sino también por ser muy amarga.

14/11/10

La buena esposa


Con esta presentación inauguro una nueva etiqueta, "Mujeres". No hay duda de que siempre podemos ser un tema interesante.
Encontré las fotos de la presentación en el facebook de Titina, una mujer interesantísima, exitosa periodista y empresaria. Los dibujos fue lo primero que me llamó la atención, creí que se trataba de "Las recetas de doña Petrona". No anduve muy errada, parece que se trata del Manual de la Buena Esposa aparecido en un folleto de 1953, dos años después de la fecha de matrimonio de mis padres. No sé si es cierto o mentira, busqué en internet y encontré las fotos con el manual en miles de lugares, pero en ninguno se informa de su origen.
Recomiendo que miren atentamente cada imagen y lean con atención. Hasta pueden agrandar la foto cliqueando dos veces.
Parece mentira, dirán algunas... ¡No se puede creer!, dirán otras como mi hija... ¡Daaaaleee!..., exclamarán las más descreídas. Pero aseguro que muchas de las que frecuentamos la barra de la Flacurita sabemos de qué se está hablando allí.
Cuando vi y leí eso primero me reí, pero después se me pasaron por la cabeza infinidad de imágenes grabadas en lo más profundo no sé si de la memoria o del inconsciente.
Por ejemplo, me pareció ver en el comedor tendida la mesa con mantel blanco, bordado y almidonado para el té, y ver a mi madre con algunas vecinas y/o amigas, vestidas como para pasear, luciendo las tazas de loza inglesa y las tortas espectaculares que estrenaban receta. Me acordé de la limpieza a fondo de todo,todo lo de la casa una vez por semana, de la fregada de la sartén y de las cacerolas hasta sacarles brillo, de la lustrada de la mantequera y las cucharitas bañadas de plata, de la limpieza del cristalero una vez por mes, de aquel mantel verde y blanco a cuadritos y la mesa tendida en la cocina y mi madre vestida, peinada de peluquería y maquillada esperando a mi padre hasta tarde de la noche y él ya venía cenado, de los largos silencios los sábados de tarde porque mi padre tenía que salir con la orquesta a tocar de noche en los bailes y debía dormir, de las caminadas en punta de pie los domingos de mañana para que no se despertara, etc. etc. etc.
En síntesis, cuando leí el manual creo que vi a mi madre en algún momento de su vida y a algunas otras. Ya en la década de los 60 se divorció. Y se avivó, ya nadie le pudo poner el pie encima.