23/5/10

Buenas son las notas...

para encontrarse con los amigos.

Sabía que la afinidad con muchos de los que nos tomamos un cafecito - o bebidas más suculentas- en esta mesa del boliche de la Flaca no pasaba sólo por la literatura, el canto popular o la política. Dos siglos y medio después, Bach también nos aglutina. En realidad, creo que lo que tenemos en común es un corazón que se conmueve con la belleza. Asunto de sensibilidad. "El mayor pecado del hombre - ahora no me acuerdo si lo decía el Mingo Bordoli (escritor y analista literario) o Agustín Carlevaro(músico)- es la insensibilidad. Si todos fuéramos sensibles no habría injusticias, ni guerra, ni mal en el mundo".

Me parece que está bueno, en este domingo gris y otoñal,seguir dándole a Bach hoy y compartir con los amigos esta otra maravilla: GLENN GOULD. Si entran al You Tube podrán escuchar más interpretaciones suyas. No, no se ilusionen; éste no es de mi barrio. No lo conozco de aquí a la vuelta ni es mi vecino ni fue a la escuela conmigo, me lo presentó en el You Tube el de platinada cabellera, con quien afinamos nuestra sensibilidad en todas las dimensiones.

Glenn Gould (1932–1982) es un pianista canadiense famoso sobre todo por sus virtuosas grabaciones de las obras para teclado de Johann Sebastian Bach*. Fue un niño prodigio, antes de los quince años dio su primer concierto con orquesta y a partir de allí no paró hasta creo que en 1964, cuando, según Santa Wikipedia, decidió que no quería estar más en los escenarios y sólo tocaba para el público grabando en los estudios de grabación.

"Excéntrico y encantador, se presentaba a los conciertos con mitones, abrigo, bufanda independientemente del calor que hiciera, con una desvencijada silla de madera con respaldo y casi sin asiento, con las patas recortadas que hacía que le quedara la nariz a la altura del teclado. No es raro escuchar su voz cantando durante las grabaciones. Dotado naturalmente de una técnica sorprendente, sus grabaciones son un referente musical para todo músico. Poco más de veinte años después de su muerte, exámenes científicos le diagnosticaron el síndrome de Asperger. Muchas personas con este desorden creen que Gould lo tenía"*.

La gente "chic" creía que era un excéntrico y aplaudía sus rarezas, como si se tratara de un producto exótico y como hacen aquí algunos estúpidos que bien conocimos el Santi y yo en Punta del Este y también - por qué no- en Montevideo, que de esos hay en todas partes.
Ver a Glenn Gould me produce una ternura tan grande que me dan ganas de abrazarlo, mecerlo y arroparlo. Como todos los genios - pienso ahora en Einstein, por ejemplo, en Cabrerita- es un loco que nos hace reír pero nos genera ternura y admiración.Parece ser el Don Quijote de la música. Escucharlo me roba el corazón, absolutamente. Su música me pone a flor de piel toda mi ternura. Y cuando escucho a Bach interpretado por él, la admiración se me sale por los poros. Sepan que, cuando lo veo y escucho en el youtube se me dibuja la mejor de mis sonrisas.

Si les interesa lo que estoy charlando, miren hasta el final los videos que les dejo. Espero que no dejen de ver el segundo también, es impresionante y se van a sorprender.
___________________________
(* extraído de Santa Wikipedia)
____________________________





15/5/10

Para todas nosotras...



Nada más significativo que la imagen de las manos para definirnos, madres. Manos que cambian pañales, dan mamaderas, bañan, visten,cocinan, alimentan, acunan, mecen, curan, juegan, acarician, aprietan, acompañan, abrazan, escriben, miman.

¡¡¡FELIZ DÍA, amigas de aquí y allá!!!

10/5/10

Sin pena ni gloria...

Así transcurrió el domingo de ayer. Ni chicha ni limonada. Ni fu ni fa. Alegres, pero con una alegría tibiona. Parece que los que vamos quedando on line de la parte uruguaya de la cofradía hubiéramos hecho un pacto de silencio, nada de hablar de política. Estuvimos conectados, pero se habló de poesía. Casi ninguno dijo nada respecto a que ayer estuvimos nuevamente de elecciones. Hoy tampoco: nadie dijo si estaba triste o contento con los resultados. ¿Qué nos pasa?...¿Dónde quedó aquella loca y expectante emoción permanente de octubre y noviembre pasados?...¿Dónde está nuestra alegría de festejar la victoria?... Y no me digan que de qué victoria estoy hablando habiendo perdido dos o tres intendencias, porque tenemos el 65% del total de los votos en el país. Ya saben, no me bajoneo con nada. ¡Pensar que antes nos dábamos ánimo con tan poco!...

Quiero aclarar que ayer no largué el tema en la barra de la Flacurita porque había prometido que se cerraba el comité del FA en este boliche. Y no colgué ni una fotito porque me caí hace unos días y rompí la cámara que llevaba en una mano. Pero, si no, le hubiera dado un poco de color a esto de ganar el Frente Amplio en la comuna canaria nuevamente. Aunque - para qué mentir- ayer yo también estuve atípica. Y si no fuera por Pepe Codorníu que se vino desde allá a alentar la victoria y por Mángeles que acompañó incondicionalmente, creo que no estaría escribiendo esto.

Ayer no me levanté temprano para ir a votar, como hago siempre en día de elecciones por miedo a que me ocurra algo - es decir me muera- y el Frente se quede sin mi voto. No, me levanté tarde y sin apuros. Tampoco me latió el corazón como otras veces, ni coloqué las banderitas en las ventanillas del auto para ostentar por la calle lo muchos que somos. Apenas puse la bandera tricolor en el balcón, y nada más. Cuando vi el movimiento en la calle me empecé a animar y al rato me entró el pánico de que todos nos sintiéramos tan seguros de la victoria que nadie fuera a votar y todavía perdiéramos o anduviéramos pelo a pelo (¿Vieron que en Florida hay que esperar el recuento de los votos observados porque con los simples estamos ganando sólo por 29 - sí 29- votos?). Ya cuando salí de emitir el sufragio me seguí dando ánimo y me compré una botellita de cabernet Don Pascual para el festejo de la victoria.

¿Festejo?...¿Qué festejo?...Salí de noche a la Plaza cuando anunciaron que habíamos ganado y que Marcos Carámbula era nuevamente el intendente. Llevaba el ponchito rojoazulyblanco en el bolsillo de la campera para cuando empezáramos con las risas, los abrazos en el encuentro con los compañeros (en una ciudad del interior todos nos conocemos) y los cánticos. "Un dos tres, somos gobierno otra vez"... "Olé olé olé olá, Marcós, Marcós"...Pero no había cantos, ni caravana de autos frenteamplistas, ni gente en la calle, ni tamboriles, ni banderas, ni Marquitos corriendo por la calle y festejando como tantas otras veces (recuerden que el reelecto intendente es de mi ciudad) ni un carajo, a pesar de que había un gran escenario armado en el medio de la Plaza.Con decirles que ni me puse el poncho tricolor, apenas lo saqué del bolsillo y lo revolee un poco para no irme así, sin hacer nada.

No podía creer que todo estuviera como si no pasara nada. Me resistí a volver a casa sin dar rienda suelta al festejo. Así que me metí en el club Solís, donde había visto en la tele minutos antes a las flamantes autoridades del Departamento. Nadie me prohibió el paso cuando entré, pero al de platinada cabellera sí. "¡Cómo!,¿esto no es un festejo popular?",dije... No. Él quedó afuera y yo adentro del club. "¿Cómo que no puede pasar?", dije también..."¿Y usted quién es?", me dijeron... "¿YO?... Soy la Flaca"... Y tuve que decir lo que nunca: nombre apellido,profesión, cargo y que estaba allí para saludar a mis amigos."¿No se puede?", dije. Así no hay festejo que aguante. No me echaron y lo dejaron entrar a Él. Pero adentro había poca gente, no era una fiesta sino una conferencia de prensa. Saludé y estuve con la plana mayor, algunos de ellos - no van a poder creer- son queridos y viejos compañeros. Debería estar contenta y satisfecha con eso, pero faltó la emoción aquella y aquellos abrazos de cuando creíamos que íbamos a perder y ganábamos alguna migaja de algo. Faltaron las ganas de demostrar que ganamos otra vez, parecíamos perdedores. ¿Qué nos pasa?... ¿Será que nos quedamos sin utopías?

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía?, dice Galeano. Para eso, sirve para caminar.”

A ver si nos pegamos un sacudón y seguimos procurando el horizonte.