14/11/10

La buena esposa


Con esta presentación inauguro una nueva etiqueta, "Mujeres". No hay duda de que siempre podemos ser un tema interesante.
Encontré las fotos de la presentación en el facebook de Titina, una mujer interesantísima, exitosa periodista y empresaria. Los dibujos fue lo primero que me llamó la atención, creí que se trataba de "Las recetas de doña Petrona". No anduve muy errada, parece que se trata del Manual de la Buena Esposa aparecido en un folleto de 1953, dos años después de la fecha de matrimonio de mis padres. No sé si es cierto o mentira, busqué en internet y encontré las fotos con el manual en miles de lugares, pero en ninguno se informa de su origen.
Recomiendo que miren atentamente cada imagen y lean con atención. Hasta pueden agrandar la foto cliqueando dos veces.
Parece mentira, dirán algunas... ¡No se puede creer!, dirán otras como mi hija... ¡Daaaaleee!..., exclamarán las más descreídas. Pero aseguro que muchas de las que frecuentamos la barra de la Flacurita sabemos de qué se está hablando allí.
Cuando vi y leí eso primero me reí, pero después se me pasaron por la cabeza infinidad de imágenes grabadas en lo más profundo no sé si de la memoria o del inconsciente.
Por ejemplo, me pareció ver en el comedor tendida la mesa con mantel blanco, bordado y almidonado para el té, y ver a mi madre con algunas vecinas y/o amigas, vestidas como para pasear, luciendo las tazas de loza inglesa y las tortas espectaculares que estrenaban receta. Me acordé de la limpieza a fondo de todo,todo lo de la casa una vez por semana, de la fregada de la sartén y de las cacerolas hasta sacarles brillo, de la lustrada de la mantequera y las cucharitas bañadas de plata, de la limpieza del cristalero una vez por mes, de aquel mantel verde y blanco a cuadritos y la mesa tendida en la cocina y mi madre vestida, peinada de peluquería y maquillada esperando a mi padre hasta tarde de la noche y él ya venía cenado, de los largos silencios los sábados de tarde porque mi padre tenía que salir con la orquesta a tocar de noche en los bailes y debía dormir, de las caminadas en punta de pie los domingos de mañana para que no se despertara, etc. etc. etc.
En síntesis, cuando leí el manual creo que vi a mi madre en algún momento de su vida y a algunas otras. Ya en la década de los 60 se divorció. Y se avivó, ya nadie le pudo poner el pie encima.

20 comentarios:

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Si Flaca, a mí también me suena todo esto. También el manual estaba en casa y para colmo, cuando estuve en el instituto, había un par de profesoras de la Sección Femenina, que nos inculcaban todas estas cosas. El libro lo editaron ya sin dibujos y con la pasta en rojo, pero venía a decir lo mismo, solo que cogimos lo que nos interesó para sacar las asignaturas, lo demás, creo que se quedó en el recuerdo, aunque da coletadas de vez en cuando en todas las casas que se vivió todo esto. Hay cosas que cuesta despergarlas de la leche que mamamos.

Gracias a Dios, todo eso ya es recuerdo, aunque hay much@s que les gustaría implantarlo.

Besicos muchos guapa. Ha sido un placer ver esotos recuerdos.

FLACA dijo...

Nani:
No podemos negar que tenemos la misma cultura y que en esencia mucho nos parecemos.

Agradezco al destino de la humanidad que el acero inoxidable haya suplantado a la platería.

Mi marido cuando leyó el Manual largó la carcajada y mi hijo exclamó:¡"Pobre Papá!".
Un abrazo.

El Santi dijo...

ALUCINANTE!!!!!!!
¿Se dieron cuenta de que justamente de "aquello" no dice nada...?
Es que "aquello" ya estaba resuelto esas veces en que el "no venía en toda la noche presionado por sus compromisos laborales".

¿Por qué será que en todos los manuales los señores solamente trabajan en oficinas?
Bué, los dejo porque me quedaron unos platos sucios en la pileta.

FLACA dijo...

Santi: Te aseguro que muchos no trabajaban en una oficina sino en otras ocupaciones, pero no les faltaba la gomina, los zapatos relucientes, la camisa planchada, la corbata y el rostro de piedra para hacerse los vivos.

Menos mal que hay hombres como vos y Él, que reivindican el sexo y hasta son capaces de lavar los platos.

Marple dijo...

Flaca.
está buenísimo!!! Tengo un libro que lo publicó por los 40 y pico la revista Maricarmen (argentina)y es desopilante.

Mi madre no tenía ni lavadora, ni aspiradora, ni secadora ni se maquillaba y nunca tomaba té sino mate,pero tenía la casa impecable además de ayudar a mi padre en el comercio.
Aprendí mucho con ella. Me prometí que jamás sería una buena ama de casa.

Discrepo con el Santi:
"aquello" está subliminalmente expresado y las señoras lo entendían muy bien. "maquíllate, ponte una moña, espéralo dulce y sonriente: una de tus obligaciones es distraerlo", ajajajah.

Acá en mi hogar dulce hogar, la ley es "la del que tiene ganas".
El que tiene ganas cocina,
el que tiene ganas limpia un poco,
el que tiene ganas no hace nada,...
Sin ganas no se hace nada:)

Por ahora somos felices y para prevenir sorpresas desagradables les pedimos a los que nos visiten,familiares incluidos, que nos avisen con tiempo.
Mi lema es que
el que llegue y se sienta afectado en sus fibras más íntimas por nuestro "orden", que agarre la escoba y se ponga limpiar así me da tiempo para pedir la comida por teléfono o trasladarme a la rotisería de la esquina.

un beso.

Juanma dijo...

Magnífico Silvio Rodríguez, grandes recuerdos moviste.

El manual, indudablemente, provoca la risa. Sí. Pero como nos pongamos a pensar un poco la risa se corta y produce bastante pena. ¿Mejor reír? Bueno, puede ser...

Besos, mi Flaca querida.

marcela mar dijo...

Flaca , ese manual que en España repartía la sección femenina de la Acción Católica (toma pa vos) esta en mi casa (guardado bajo mil llaves no sea que se escape) junto a un manual de la señorita en el noviazgo que es para alquilar balcones .Mi suegra y su hermana creo que lo leyeron , ni idea.
Pero viste como es la vida a pesar de todas esa advertencias los primogénitos la mayoría de la veces eran sietemesinos de 3 kilos .
Te prometo copiarte algunas cosas para que te diviertas.
Lo malo de estas lecturas es que algunas mentes rancias andan pensando en que son la mejor forma de vivir y buscan la manera de aplicarlas nuevamente... De locos
Abrazos !

marple lo de tu casa lo aplicare a la mía ,al que venga de visita no le guste mi "orden" , que trabaje !!

FLACA dijo...

Marple:
Yo no hago limpieza general una vez por semana, no me mato ordenando no me maquillo para esperarlo, más bien me desmaquillo y me pongo los championes cuando llego a casa (para sentir que ´todavía ya no estoy trabajando) y, sin embargo, mi hija me dice que ni viva ni muerta va a ser como yo . ¡Imagínense lo ordenada y hacendosa que es!... Tampoco toma vino, ni nunca fumó y ni prueba el café. Está convencida de que va a tener grandes problemas con sus hijos, cuando los tenga, si siguen la misma máxima que ella:ser opuestos a sus padres. Dice que van a ser igualitos a mí eso va a ser difícil.Yo rezongo con el desorden y con el poco interés que le pone a la cocina, pero por dentro me alegra que sea así."¿No entendés que eso no nos interesa?",me dice.Y tiene razón.Uno se da cuenta de esas cosas cuando pasa una semana sin limpiar, ni ordenar ni cocinar y el mundo no se detiene, ni pasa nada, todo sigue su curso normal. Por suerte los tiempos han cambiado en forma vertiginosa.Felipe no hace mucho tampoco, pero por lo menos, lo poco que hace se reparte equitativamente con la hermana.

La verdad es que aquí en casa el que lleva las peor parte es el de platinada cabellera...jejejeje.

Tengo una amiga que frecuenta nuestros blogs y nosotros el de ella, a quien en nuestra dorada juventud le ocupábamos y usábamos el apartamento como si fuera nuestro. Eso sí, el primero que llegaba limpiaba...jajajaja.

Juanma:
Reíte. Algunas mujeres ya en la década de los 60 se dieron cuenta y se rebelaron. A mí me educaron para que fuera buena ama de casa, pero también para que fuera libre y nadie abusara de mi libertad. Mis hijos son versión mejorada.Cuesta, pero la humanidad se encamina a la equidad de géneros.

Marcela Mar:
¡Apareciste!... Ese manual sé que no es para vos...jajajaja. Muero por leer el de la perfecta soltera. Escanealo, subilo y avisá, por favor, porque va a ser para alquilar balcones.

Un abrazo a todos.

FLACA dijo...

Marple:
Yo no hago limpieza general una vez por semana, no me mato ordenando no me maquillo para esperarlo, más bien me desmaquillo y me pongo los championes cuando llego a casa (para sentir que ´todavía ya no estoy trabajando) y, sin embargo, mi hija me dice que ni viva ni muerta va a ser como yo . ¡Imagínense lo ordenada y hacendosa que es!... Tampoco toma vino, ni nunca fumó y ni prueba el café. Está convencida de que va a tener grandes problemas con sus hijos, cuando los tenga, si siguen la misma máxima que ella:ser opuestos a sus padres. Dice que van a ser igualitos a mí eso va a ser difícil.Yo rezongo con el desorden y con el poco interés que le pone a la cocina, pero por dentro me alegra que sea así."¿No entendés que eso no nos interesa?",me dice.Y tiene razón.Uno se da cuenta de esas cosas cuando pasa una semana sin limpiar, ni ordenar ni cocinar y el mundo no se detiene, ni pasa nada, todo sigue su curso normal. Por suerte los tiempos han cambiado en forma vertiginosa.Felipe no hace mucho tampoco, pero por lo menos, lo poco que hace se reparte equitativamente con la hermana.

La verdad es que aquí en casa el que lleva las peor parte es el de platinada cabellera...jejejeje.

Tengo una amiga que frecuenta nuestros blogs y nosotros el de ella, a quien en nuestra dorada juventud le ocupábamos y usábamos el apartamento como si fuera nuestro. Eso sí, el primero que llegaba limpiaba...jajajaja.

Juanma:
Reíte. Algunas mujeres ya en la década de los 60 se dieron cuenta y se rebelaron. A mí me educaron para que fuera buena ama de casa, pero también para que fuera libre y nadie abusara de mi libertad. Mis hijos son versión mejorada.Cuesta, pero la humanidad se encamina a la equidad de géneros.

Marcela Mar:
¡Apareciste!... Ese manual sé que no es para vos...jajajaja. Muero por leer el de la perfecta soltera. Escanealo, subilo y avisá, por favor, porque va a ser para alquilar balcones.

Un abrazo a todos.

calma dijo...

Tengo de una bisabuela mía un libro que se llama El arte de agradar, te puedes imaginar, de todo esto sólo se deduce que la mujer es el sexo fuerte, porque sobrevivir a eso y otras muchas cosas, es todo un acto de valentía y de mucho amor y desprendimiento, de mucha generosidad.
Maravilloso Silvio.
Abrazos flaquita

FLACA dijo...

Calma:
Como ya sabés amiga, y dice el dicho, "lo que no me mata me fortalece"- Me encantaría conocer algún consejo del Manual para Agradar de tu bisabuela. Estoy segura que va a servirme para levantar mi autoestima y hasta llegar a convertirme en aquella a la que también canta Silvio, "esa mujer propone que salte y me estrelle" , sin que sean necesarios "diez años de menos"...jajajaja. Besos.

Isabel dijo...

Parece que está dando la vuelta y a todas nos trae algún recuerdo. Cuando resurgen estas cosas , siempre me pregunto ¿ donde estaban las mujeres libres? porque las había ...
Un abrazo

andal13 dijo...

¡Excelente, Flaca! Gran rescate antropológico. Una mezcla del libro Royal (las recetas son buenísimas, tengo varios fascículos), la revista La Familia que había en casa cuando yo era chica (andá a saber de qué año eran) y los consejos de Dolina "El ama de casa es también un ser humano".

Justo en estos días estoy leyendo "Gente de la Edad Media", de Eileen Power, en donde se cita el libro del "mènagier", un señor del siglo XIV que escribió un manual para asesorar a su joven esposa (él tenía 60 y ella 15) acerca de los deberes del ama de casa... ¡una joyita!
Una buena ama de casa debe saber cómo sacarle las pulgas a las mantas, no hay caso.

Marple dijo...

Flaaacaaa!!!

¿Tenés cuarto de costura?...y si no lo tenés dónde querés que te encuentre el de la platinada cabellera para forjar amables proyectos y sacarle los zapatos?

"Una buena ama de casa no confía a las mucamas repasar la ropa, zurcir medias, coser un vestidito (sic),tejer una prenda de abrigo.
No desdeña penetrar en ese amable cuarto de costura, que debe ser su rincón predilecto.
En tales tareas la sorprenderá su marido y le hará deliciosa compañía hablando sobre los temas del día,forjando amables proyectos, cruzándose palabras de cariño y extendiéndose sobre sus íntimos problemas o pensamientos.
Allí la encuentran los niños al volver dela escuela ansiosos de contarles sus penillas (sic).
Así ese pequeño rincón es el corazón de la casa desde donde brotan la economía, la elegancia,el orden y las más dulces satisfacciones familiares".

Biblioteca de la Mujer Moderna
Manuales de la revista MARIBEL.
Buenos Aires-1938

Fernando Terreno dijo...

Flaca:
Creo que es verdadero y se trata de un manual que circulaba en la España franquista, promovido por el gobierno o alguna organización paraestatal, me parece que las Damas Católicas o algún otro engendro antediluviano.
¡Una perla!

Marple dijo...

Fernando:
creo que en tu Buenos Aires querido y en todo el mundo tiene más fuerza una revista como Maribel o para Tí que los engendros políticos y religiosos je,je, los gobiernos pasan,las rligiones se abandonan,pero las revistas "inocentes" se camuflan y quedan.
Voto para "Miss Perla" a mi manual.

SUSANA dijo...

El Manual! La primera vez que me lo enviaron por correo, estuve riéndome toda la tarde! De verdad, tampoco conozco el origen.
También y como Vos, "vi" algún momento materno o de las abuelas, pero hay alguien a quien no vi, ni de casualidad: Yo!

Luego, no se me ocurrió enviarlo al correo de mi marido...ahhhhhh noooo, mirá si se le ocurren ideas!!!

Besote Flaca!!

carmen jiménez dijo...

Uffff Flaca y queridas y queridos contertulios.
Esta mañana me desayuné (como dirían por allá, o no, no estoy muy segura) con este impecable manual, y la verdad ya no me quedaron fuerzas para escribiri. Tampoco tiempo. Porque ahora el tiempo es distinto y además de todo eso, toca ser una mujer de las de ahora. Bueno, no me voy a poner melodramática porque no sufro en mis carnes a esa mujer ni a esos maridos, pero conozco todavía gente que lo sufre. Hoy, en el siglo XXI todavía me parece que ese manual se heredara como se heredan el color de los ojos, o del pelo. He leído atentamente todos y cada uno de los comentarios, porque la entrada lo merece y me alegra que parezca que todo forma parte de un pasado pasado, y sin embargo...Sin embargo la mujer sigue con esa tendencia a ser la superwoman en todo cuanto se le encarga. Que no se la mueva un pelo de la cabeza. Es como si esas letritas todavía corrieran por el torrente de nuestra sangre a pesar de no hacer la colada una vez por semana sino todos los días, a pesar de no limpiar todos los días sino cuando la suciedad lo requiera, a pesar de no sacar brillo a los zapatos. Cuando leí la palabra "divorcio" aquí todavía andábamos por la era franquista. Precisamente ayer cené con un compatriota vuestro. Sí, montevideano de nacimiento, y hablábamos sobre esos cuarenta años de retraso que por mucho que hayan convertido los caminos de cabras en autopistas, los mercados en centros comerciales y los caballos en coches, pues la conversión íntima del ser va más lenta.
A favor de don Santiago y los hombres en general, he de decir que tampoco ellos lo tenían fácil y eso se nota en el descoloque que tienen muchos hoy en día. Bueno, no pretendo que esto lo lea nadie, claro, excepto tú, pero es que la cabeza y el estómago se me revolvió del todo. A Isabel quisiera decirla que las mujeres a las que se refiere, puede encontrarlas en la cueva de Susana. Porque existir existían aunque la Historia se esforzara en esconderlas. Y bueno, que dicen que un ejemplo vale más que mil palabras y tal vez sea verdad porque mis hijos son tan dispuestos como su padre a la hora de comprender que un hogar se hace entre todos. No tengo hijas para comparar, pero como bien dices, la historia tiende a la equidad. Por fin!!!
Por cierto, también me explicó este amigo con todo lujo de detalles dónde y cómo crece la planta del mate desde hace siglos.
Un abrazo.

FLACA dijo...

Susana:
Ya sabemos que contigo, por más que a tu marido se le fueran a ocurrir ideas, no se puede. Quedate tranquila, que no corres peligro. Se ve eso de sobra, como bien dice Carmen, en tu Cueva con las mujeres que presentás. Me alegro mucho encontrarte acá.

Carmen:
Todo lo que decís es tan interesante que tu comentario merecería un post de mi parte.
Leyéndote me pongo a pensar que debo sentirme feliz de que mis hijo no heredaron nada de todo eso, deben pertenecer a la generación de los liberados totalmente.

Y por hoy y mañana no puedo escribir aquí. Tengo que terminar de armar un tema y medio que me falta para presentar un examen online y casi se me ha gastado el plazo para entregarlo.
Un abrazo a todos.

COMO SIEMPRE DIGO, LO INTERESANTE AQUÍ SON LOS RICOS APORTES DE TODOS USTEDES, AMIGOS INTELIGENTES Y SENSIBLES.

Codorníu dijo...

Querida amiga, vaya tiempos aquellos. Atrás quedaron y bien enterrados queden. Aunque yo olfateo entre la población que esto sigue latente como el Guadiana, en más de una casa, de puertas para adentro. Me da que tienen que pasar muchas, pero que muchas más décadas para que el respeto entre sexos pase a integrarse y se consolide por encima de cambios superficiales.

En mi opinión, todavía este tema se encuentra tan sólo con la cara lavada. Pero no tengo nada claro lo que pasa cuando se cierran las puertas de cada casa. No niego que se haya avanzado. Pero no tanto.

Fíjate a partir de cuando se han disparado los crímenes de mujeres. Tan sólo se ha levantado la tapa de la olla (se puede abandonar el hogar con un "ahí te quedas, guapo"), y mira lo que pasa.

En fin, seguiremos.

Hablando de otra cosa. El servidor que albergaba mi música ha debido de cerrar, porque ya puedo escucharla. Esto no es de hoy. Hace tiempo que pasa. Te lo digo por la recomendación tan entrañable que le haces a Marple. Una pena, pero así es.

Un beso, amiga.