3/10/10

Así no...

Así no hay Flaca que aguante. Juro que me esfuerzo, que pongo empeño, que me esmero. Pero con esta débil y casquivana voluntad que se va corriendo detrás del primer plato de saladitos que le pasan por delante, que no puede resistir una buena "picada" - más bien cualquier picada aunque no sea tan buena-, que se diluye frente a cualquier parrilla con unos chorizos y unos chinchulines humeantes y doraditos, que no se sabe negar cuando le ofrecen un J.W etiqueta negra -o etiqueta de lo que sea-, que se muere de sed cuando le muestran una copa de cabernet sauvignon, con esta puta voluntad -digo- no se puede; no hay Flaca que resista, amigos.
La primavera comenzó con una Flaca feliz, como muy bien podrán observar en la primera imagen de la presentación; una flaca dispuesta a seguir sacrificándose para perder los tres kilos que le sobran en pos de alcanzar su masa corporal ideal y lucir atlética y elegante en el verano canario y esteño. Pero los fines de semana me están matando. El fin de semana pasado,por ejemplo, fue fatal: cumpleaños con asado del Tata, función de teatro de "Fontanarrisa de bolero" con vino y tabla de fiambres en la Vieja Farmacia Solís, botellita de cabernet sauvignon regaladada con inmenso afecto por buenos amigos y, como dice la madrina, " y dale que va...aquí hay lomo pa'aguantar"... Así no se puede, la gula es fuerte y la Flaca débil.
Últimamente, en permanente conflicto, me debato dolorosamente entre esas ansias de llegar en línea a las blancas arenas del estío- a pesar de ser ya una mujer otoñal- y esta voracidad que siempre me caracterizó, pero que ahora, además, me engorda. El domingo pasado iba a hacerme de cenar zapallitos saltados con aceite en spray y revueltos con clara de huevo (clara, yema nunca), cuando vi esa maravilla de vino que me habían regalado Fernando y Susy hasta con dedicatoria en la etiqueta y terminé agregando a los zapallitos un poco de panceta picada y seis huevos batidos (enteros) y una taza de queso rallado y haciendo una torta de zapallitos con masa,de ésa que me queda como los dioses, para aprovechar el vino obsequiado con tanto afecto, porque ese vino merecía algo mejor que unos tristes zapallitos sin gusto para acompañar ese néctar de la vid.
En el medio de la semana iba obedientemente bien, pero para aprovechar lo que tenía en la heladera hice canelones de carne y de pollo con verdura; todo sanito, esa era la intención. No es cuestión de andar desaprovechando alimentos. Para qué les voy a contar, no pueden imaginarse cómo quedaron; no me pude sustraer, y mejor no digo cuántos me comí.

Anoche, después de trabajar todo el día en el liceo, cuando llegué a casa consideré que debía aplicar los conceptos de "cocina rápida" y con el precepto materno de no tirar nunca nada y aprovechar todo porque el ahorro es la base del hogar, sentí una obligación ineludible de utilizar los panqueques que me habían sobrado de cuando hice los canelones. Así que rápidamente, con los ya susodichos panqueques, armé unos pañuelitos de jamón y muzzarella, los cubrí con una salsa de champignones de mi invención que se hace en cinco minutos y los puse a gratinar en el horno. Juro que iba a cenar puré de zapallo con pechuguita de pollo frita sin aceite. Pero cuando saqué eso del horno, pensé lo que ya saben y que muchas veces digo:"vita brevis,¡carpe diem!"... "No te me achiques Flaca, aún falta para el verano" ...Y ataqué con todo.

Estaba firmemente decidida a pasar hoy a espinaca hervida y pechuguita de pollo asada sin piel. Pero me levanté temprano y me fui a desayunar a la cocina mientras todos dormían aún. Me gusta el silencio y la paz de la mañana en casa. Me apronté el mate, me puse a escuchar música brasilera...Ellis Regina cantando acompañada como de una jazz band, Piazzolla con su orquesta tocando tangos clásicos... El sol entraba a raudales por las ventanas y estaba tan lindo... La cabeza se me llenó de pensamientos gastronómicos pecaminosos... Por qué comer una espinaca insípida y dejar a toda la familia almorzando quién sabe qué, cuando tenía la salsa de champignones que me había sobrado y era un desatino salir a gastar en comida para ellos... Por qué no aprovechar, si tenía todos los ingredientes necesarios para transformar esa magra comida en un manjar...Y por qué no darle el gusto al cuerpo y al espíritu y a mi mamá que decía que cuando ella no estuviera ya nadie iba a comer pasta casera en esta casa...

Así que no tuve otra que remangarme, meter las manos en la masa y ponerme a hacer sorrentinos, que no me vienen de mi ascendencia española sino de esta vieja costumbrede amasar. Y aquí les dejo el registro.


Podrán pensar que tengo un sí muy flojo, que mi carne es débil. Pero nadie podrá decir que no me esfuerzo por mantener las tradiciones y transmitir la cultura familiar. Por suerte, mañana es lunes.

___________________________________________

Nota:Cliqueá sobre la presentación si no se te abre o la querés ver más grande.

32 comentarios:

FLACA dijo...

Para completar el relato, les cuento que en mi casa la mesa siempre fue sagrada y los almuerzos del domingo una fiesta. Y, si bien no puedo transmitir aquí el aroma de mi cocina, les dejo la música de Piazzolla que nos acompañó hoy mientras cocinaba.

No sé si todo esto está vigente, si vale o no la pena seguir con determinadas tradiciones, si voy a poder algún día recuperar mi flaca figura, pero ésta es la casa que me gusta vivir en los domingos.

Lucía.uy dijo...

Jajaja......que la venís llevando prolija,Flaquita, no hay duda ninguna!

Te entiendo perfectamente! ando igual a vos.....será verdurita, será pechuguita..pero todo queda mas rico, con harina! supongo que te pasará lo mismo: nunca tengo pereza para amasar y nunca me faltan los ingredientes! ajjjjjjjj....no se a vos, pero este verano, si llego a la "beira-mar", todavía no decidí si me compro una careta o un traje de neopreno.

Esta ansiedad oral! quiero mi chupeteeeeeeeeee

Un abrazo solidario.

Juanma dijo...

jajajajaja...pero si estás estupenda!!!!

Ay, mi Flaca, qué hambre me ha entrado. Voy a ver qué encuentro por ahí.

Besos.

Anónimo dijo...

Por Dios, Flaca, eres toda una artistas. Y ¿cómo pudiste hacer esa cantidad de delicias? Me he pasado toda la lectura salivando como una tonta.

Me voy a prepararme un bocadillo.
Muchos saludos desde el otr lado del charco.
María

calma dijo...

Bueno bueno Flaca, qué maravilla de pastelitos salados hiciste, qué paciencia dios mío, dan unas ganas tremendas de hincarles el diente, no dejes nunca de cocinar amiga, es uno de los ejercicios que por lo menos a mi, más me gustan y más me desestresan, es creativo y luego todo el mundo es feliz :).
Por lo demás, tú no tienes nada que perder, estás estupenda, preciosa, me ha hecho ilusión verte a ti y tu cocina.
Muchos besos y chin chin, ñam ñam y que suene la música siempre, en la cocina... también.

andal13 dijo...

Flaca: la carne es débil, pero la grasa tiene una fuerza bárbara!!!

Te entiendo no sabés cómo... Yo me vivo cuidando, pero sigo aumentando... Mi nutricionista dice que son los cambios hormonales de la edad... ¡La puta madre!

Anotate en el cuarto de maratón de Las Piedras, así bajás como 5 Kcal!!!

FLACA dijo...

Lucía:
jejejeje...no me tienta lo dulce y tampoco los bizcochos, o las galletitas,o los alfajores. Lo que me mata, como bien se pudo apreciar en las fotos, es las pastas. Y para este verano, juro que me conformo con entrar en el biquini verde sin nada que me salte por los costados.
Creo que voy a ir pensando en el traje de neopreno.

Juanma:
No sé lo qué encontrarás por ahí. Seguramente Dolores (¿así se llama tu amada,no?), que es de una generación más joven que la mía y pertenece al primer mundo,no te cocinó sorrentinos al son del tango.Pero no hay nada que no pueda digerirse acompañado de una linda copa de buen vino tinto y con mucho amor. Un abrazo a los dos.

FLACA dijo...

CALMA, amiga: Me encantó tu vuelta de página, es decir, tu nuevo sitio. Me gustaría saber si esa rubia que luce en una carpa de fiestas sos vos, también si es tu aniversario o el de la mayoría de edad de tu hija. Te digo que se me hizo agua la boca, y no sé qué daría por haber estado ahí y haber probado todos esos manjares que lucen en la foto que dice "aniversari".
No hay caso, soy una gorda con alma de flaca...jajajaja

juan pascualero dijo...

Te pasa como a Oscar Wilde quien decía que podía resistir todo menos la tentación. Besos

Codorníu dijo...

Querida amiga, me has puesto una sonrisa como un sol que no me cabe en la cara, por dos razones:

Yo disfruto con sólo ver que tú disfrutas. Y se ve y se percibe en todo el texto que así es. Ahí, en esas cosas, reside lo importante de la vida.

La segunda es que te he visto en la presentación que has hecho de la elaboración de ese manjar.

Automáticamente he puesto cara a toda la gran amistad que llevo dentro. A toda esa construcción emocional. Y se me ha puesto esta sonrisa que te decía al principio.

Jaja...¡Y no me la puedo quitar!

Un beso, Flaca.

El Santi dijo...

Ay Flaquita...
La etiqueta de este posteo debería ser "Malas costumbres" en lugar de "Costumbres" a secas.
Tu posteo es ofensivo. Porque nos refriega por la jeta todo un estilo para caer en la tentación. Yo trato de cuidarme y si caigo en la tentación, que caigo siempre, lo hago con un cacho de mortadela o algún guiso rasposo. Caer en la tentación con esos sorrentinos...qué te parió...
Esto es como un reality. Esa presentación además, se parece mucho a esos documentales de "el artista en su taller"
Tus manos en la masa tienen un no sé qué de aristocrático. Esos sorrentinos tienen concentrada una cultura de siglos. (no me convenció el aparatito de plástico, le saca distinción al asunto)
Totalmente imperdonable que no hayas sido capaz de levantar el teléfono e invitar a algún amigo y que me tenga que enterar por Internet.
Tengo un puré de calabazas en ek freezer que no sabés lo que es...

Bea dijo...

Cuando yo era chiquita, mi abuela me enseñó un cantito:

"EL QUE COME Y NO CONVIDA,
LE SALE UN SAPO EN LA BARRIGA".

Espero que sea uno solito, porque de lo contrario el bikini verde no te va a entrar.
Besotes

VUELVO AL SUR.. dijo...

Volvemos a la esencia de la Flaca. Esa forma de decir lo que sucede en la vida cotidiana, en la casa o simplemente dentro de uno, con esa gracia no aprendida si no espontánea, es tu esencia.
Todos los que rondamos por estas edades estamos en la misma situación. Antes, cuando jóvenes, gastábamos mucha energía en todo lo que hacíamos. Ahora somos mas sedentarios, y, aunque hagamos cosas, creo que nuestro cuerpo ni se da cuenta.
Sabes que me gusta cocinar los fines de semana, y esto que narraste y lo que viene en las fotos es maravilloso. Se antoja mucho estar en la flacurita, se percibe un lugar cálido e interesante, sobre todo con un Cabernet en Mano.
EXCELENTE entrada, ya nos hacía falta.

FLACA dijo...

No quiero decir malas palabras, pero les había comentado los comentarios a cada uno y no se publicó. Ahora debo ir a cenar (siempore el mismo tema; hoy: vacío asado al horno con papas fritas, aunque yo lo voy a acompañar con lechuga), pero cuando vuelva trataré de responderles aunque ya no será lo mismo.Besos

FLACA dijo...

MARÍA:
Es una alegría verte aparecer, creí que íbamos a tener que vivir el próximo Mundial para encontrarte nuevamente. Ahora ya sé que el aroma de la cocina te acerca. Un abrazo.

JUAN:
He resistido a muchas tentaciones, muchas -hasta dejé de fumar creo que definitivamente-, pero con la comida no puedo.

PEPE CODORNÍU:
Yo me dije, "estos sorrentinos no pueden ir así, sin cara; sería algo así como publicar un libro sin firma". Así que me dejé llevar por algo que dijo Fernando hace dos fines de semana:"basta con esto de no conocernos, si somos siempre los mismos y somos amigos".

Si mi relato y mi cara han servido para dibujarte la sonrisa y borrar un poco la parte sombría de tu otoño, entonces festejo...jejeje.

SANTI :
Santi, querido,¡¡¡¿¿¿dónde está ese puré de calabazas!!!???...por favor...jejeje.

No te llamé para que vinieras con Bea, porque no había sido mi intención cocinar eso; yo me disponía humildemente a ingerir mis verduritas hervidas y ellos-los demás de mi flia.-que se las arreglaran. Pero lo que ves en la fotos fue como un rapto de inspiración y de locura; abrí la heladera de mañana, vi allí los ingredientes como llamándome,la salsa de champignones pronta allí para nada, y sentí en mi cabeza la voz de mi madre diciéndome "¿eso vas a comer en un domingo?"... Y no sé qué me pasó: imaginarme los sorrentinos y ya estar con las manos en la masa fue todo uno.Si hubiera puesto la cabeza, si lo hubiera pensado y sopesado, jamás hubiera cometido tamaño desatino.

Pero la próxima vez, sabiendo que sos buen compañero para las locuras
, serás el primero que invite.

BEA:
Toda la explicación dada al Santi va también para vos.Serás la primera que invite, junto al Santi, la próxima vez. Ya verás que, si no se cumple lo del "sapo en la barriga", cuando llegue a los 51 kg de mi vida entera, habrá infinitas oportunidades de comer sorrentinos o platos de elaboración casera tan exquisitos como ése. ¿Qué tal, antes de fin de año, una buena picada con todo caserito: matambre relleno, lengua a la vinagreta, mayonesa casera con gustos, pancitos de levadura de elaboración propia,con gustos (ajo, morrón, panceta, orégano)
para acompañar salchichón y bondiola de chancho recién carneado,etc.,etc.,etc., es decir, con todo lo que la imaginación pueda agregar. Para una ocasión así guardo desde hace tiempo una botella de "medio y medio" Roldós. No dirás que no estoy fina.

ROBERTO:
Si en Las Piedras hubiera montañas como en Toluca o rambla como en Montevideo para salir a caminar,yo no estaría penando de esta manera.
Me alegra haber compartido los sorrentinos con alguien tan amante de la buena mesa, y los buenos vinos.Eso sí, para explicarte exactamente cómo los hice va a ser un poco más complicado que con la receta de la salsa de tomate o la pizza...jejeje.

ABRAZOS A TODOS.

FLACA dijo...

SANTI:
Olvidé decirte que tenés razón con lo del molde de plástico, es muy kitch. Pero no consigo otro con más estilo. En compensación, te digo que estiré la masa con ese palote que es una reliquia histórica en mi familia, porque tiene 60 años (es de cuando se casaron mis padres)y lo considero uno de mis más preciados tesoros.

Anónimo dijo...

Jajaja, es bien cierto que la buena mesa me resucita, pero más bien he vuelto cuando he podido, han pasado muchas cosas, muchos cambios han tenido lugar y parece que ni ánimo ni tiempo hay para cosas agradables...

Echaba de menos el boliche.
María

mangeles dijo...

¡¡¡QUE GUAY VERTE LA CARA FLACA...¡¡¡ Me ha encantado conocerte...y tú cocina...es genial

BESOTES...

Pd. ¡Yo eso no como que engordo¡

Marple dijo...

Hola Flaca:
Me encantó este post!!!
Perdón por no comentar antes, pero recién hoy me siento perfectamente bien de salud como para terminar con mi licencia de comentarista:)
No sólo mantenés las tradiciones familiares,sino que mantenés ese entusiasmo por la vida , porque de locuras y desatinos como éstos ayudan a vivir .
No te veo gorda, tenés la suerte de tener un rostro muy lindo y delicado.A mi me parece que la solución de tu aparente problema se soluciona con una pregunta al de la cabellera platinada¿ te gusto así?. Si el hombre está enamorado como creo que lo está, te va decir que sí, que estás preciosa y que no te compliques la vida, que verte contenta comiendo y bebiendo es una felicidad para él.
Las fotos maravillosas, prometo solemnemente que me compro el aparatito de plástico y hago los sorrentinos. Luego te mando las fotos.
Por lo que veo tenés el futuro asegurado, en caso de que la docencia te agote, ponés una academia de cocina.

Un beso.

PD) no hay que olvidar tus otras cualidades, así que un día de estos nos mostrás fotos en funciones de docente o nos das una clase de literatura.

FLACA dijo...

Marple:

Menos mal que volviste, ya sabés que esto sin vos no era lo mismo.
Gracias por los halagos. Es cierto, me complico la vida, pero dos por tres -como el domingo- largo todo al diablo y cometo una locura de esas. Y después me río, como ahora. Qué vamos a hacer, no se puede luchar contra algunas cosas como la edad y el tejido adiposo en aumento...jejejeje.
No me olvidé de tu envío, ya va a llegar. Un abrazo, y no te pierdas. Me alegró infinitamente que estuvieras mejor.

Bea dijo...

El mismo día que Marple le comentó a Santi, yo le dije: voy a llamar a Marple, porque me da la mala espina de que está enferma.
Zassssssssss, era nomás.
Una escoba y me recibo de bruja.
Besos a las dos secretarias oficiales de otro bolg.

Querida Marple: CUIDATE!

Codorníu dijo...

¿Queda algún sorrentino del otro día?

Lo pregunto, porque comer por internet no engorda ¿no?

Para los que estamos a régimen es una de las posibilidades que nos quedan: beber por internet, comer por internet, fumar por internet...

Por aquí está lloviendo, siguiendo la pauta otoñal, y a mí estos días -al contrario que a otras personas- me ponen alegre.

Será que soy gallego (de Galicia) y lo llevo en los genes.

Un saludo a todos, uruguayos.
Un beso, Flaca.

gaia56 dijo...

Flaca ¡que sabia eres! cómo se goza tu tarea y que buena pinta tienen esos sorrentinos.
¡Enhorabuena!.
Un beso y buen fin de semana.

Marisa Peña dijo...

Mi querida mujer otoñal....yo que habito en un tardío verano y ya dejé bien atrás la primavera, me siento orgullosísima de ser tu amiga (virtual, de momento, pero quién sabe. La tristeza nos vence a veces pero de ella sacamos lo mejor, palabras hermosas y buena gente que viene a hacernosla más llevadera. Te adoro, guapa, cuídate

calma dijo...

Contesté a tus preguntas hace días en mi blog, supongo que si no tienes el nuevo enlace te olvidaste un poquito de mi, no pasa nada, yo sigo aquí, buen domingo tengas.
Un beso

ro dijo...

Flaca, ¿Qué dejás para los que estamos verdaderamente gordos y no paramos de comer??? Estàs bárbara!!!! Genial todo lo que bajaste. La semana que viene todo pechuguita y espinaca, pero una semana así vale la pena.
Me encantaron las fotos. Estoy a cuatro manos con todo, por eso vengo poco. Besotes

FLACA dijo...

Ross:
Quiero ir a tu estreno, avisame por favor. Sólo que me da terror entrar de noche en el cerro y equivocarme de camino, nunca fui.

FLACA dijo...

Gaia:
¡Qué bueno verte por aquí!...Voy a tener que cocinar más seguido.

Bea:
Me había olvidado de mi oficio de secretaria. Tendré que atender mejor mi trabajo.

Pepe:
Tengo todo calculado; te comunico que dos platos de esos sorrentinos acompañados de buen vino y con helado de postre, equivale aproximadamente a 1.500 Kg de aumento de peso. Creo que lo mejor es saborearlos por internet o verlos en figuritas.

Marisa:
No podés imaginarte cuánto disipan la tristezas unos sorrentinos como esos, jejejeje.
Estoy casi segura de que tal vez algún día, aquí o allá, podamos cenar una rica comida como esa. Verás cómo estaré de feliz,amiga.

Calma:
Ya puse tu nuevo enlace aquí en el costado. Hiciste bien en darme ese tirón de orejas, fui a tu nuevo sitio y está cada día mejor.


Abrazos a todos, también les deseo un buen domingo.
A los de aquí, ojalá que estén teniendo un delicioso fin de semana largo.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ayyy Flaca que bien te entiendo!!
Que guapa estás y que buena pinta tiene todo eso que has preparado. Eso no lo sé yo hacer, así que tendrás que enseñarme, ¿vale?
He tardado en comentarte, porque quería leerte de nuevo con calma y me ha encantado leerte y verte con las manos en la masa. Ha sido un verdadero placer.
Besicos muchos guapa.

FLACA dijo...

Ya irá la receta, Nani. Aunque me da vergüenza pasarte recetas. Un abrazo, sos muy generosa.

Fernando Terreno dijo...

¡Qué espectáculo!
Otra que la fiesta de Babette.
Me gustaron mucho las recetas y que tanto sólidos como "líquidos" hayan estado gustosamente saboreados.
Me abstendré de hacer comentarios procaces, pero la cocinera se ve tan apetitosa como sus productos...
Un abrazo y no sabés la alegría que me dió la entrada.

Bea dijo...

Querida Flaca:
De peso estás muy bien. Dejate de joder!!!!(jorobar, para los españoles).
Decís que tenes cuerpo de gorda y alma de flaca?, pero no, no y no.
Ya está bien. Creo que lo del tratamiento te está haciendo mal (por no decir barbaridades).
Que no te pase como a mi hija, que bajó 5 quilos y medio en un mes, y tuvo que ir a un aparato que te mide qué es lo que bajaste (grasa, músculo, líquido, etc.)
No se puede bajar mas de 3 quilos por mes y tanto para ti, como para mi hija...ya es suficiente.
Un día de placer no te lo quita nadie.
Todo para que durante 15 días te entre una bikini verde?
No jodas más, que estás requetebien.
Te quiero así, hoy y siempre.