27/12/08

El país de la libertad...



Sí, amigos, ésta seré yo en los próximos veinte días. Tal cual. Así estará la Flaca, panza arriba y feliz, sin nada que le preocupe ni le sacuda de esa plácida modorra con la que me ven allí retratada.



Verdes pinos -para qué mentir,aquí palmeras en la playa no hay- verde mar, arenas doradas, sol ardiente... Ya sé que esto no será el paraíso, ni mi añorado Río de Janeiro, pero con alguna olita en donde mojar los pies, un buen libro y un rico mate esta Flaca en vacaciones se siente en el paìs de la libertad...

Nos vemos a la vuelta, cuando retorne al café después del 15.
_____________________
*Música: Leon Gieco,"En el país de la libertad"

25/12/08

EL DÌA DESPUÈS

EL DÌA DESPUÈS….

Asì se titula una película dirigida por Nicholas Meyer y estrenada en 1983. Se refiere al dìa después de la guerra nuclear entre EEUU y la URSS. En realidad, esa película nunca la vi, porque si bien Santi y Bea habìan comprado el aparato de video (de cinta) y nos invitaron ese fin de semana a estrenarlo viendo buen cine, a la primera de cambio yo me dormì. Asì que no me acuerdo còmo empezò el film y nunca me enterè de còmo siguiò y terminò.

Cuando aquì hoy hablo de EL DÌA DESPUÈS, hablo HOY,del dìa siguiente a la noche en que festejamos las tradicionales fiestas, que no es una cosa menor.

Si algún amigo de los que vienen desde lejos a este boliche quiere saber exactamente còmo se festejan las Fiestas aquì, en Uruguay, debe leer a Andrea en AJO y AGUA (http://andal13.blogspot.com/),:La Navidad uruguaya: laica, carìsima y obligatoria(Partes I y II). No hay crònica mejor ni màs fiel a la realidad.

Yo no soy la excepciòn a todos los uruguayos. Antes del dìa después, yo deberìa hablar de los dìas previos, que han sido tan, pero tan estresantes y agotadores por el trabajo que debo cerrar y las obligaciones, que no sè como lleguè al dìa del dìa de Navidad. Arriba de todo, festejar la Navidad ya era demàs para mì. No es que no me gusten los festejos, lo que no me gusta es trabajar como bestia para eso y, de premio, ademàs, lavar los platos.

Varias veces me he preguntado què festejamos en casa, si no somos creyentes ni catòlicos. Pero desde que hasta mi amigo el Gordo, que es judìo, me contò que en la casa tambièn hacìan una rica cena y se reunìan porque no iban a ser los ùnicos del barrio que no comìan manjares ,se acostaban temprano y se iban a quedar sin festejar, yo no me cuestiono mucho ,es decir, nada, cierro los ojos y hago lo que tengo que hacer (puteando y todo, pero lo hago). Esto ademàs es una forma de seguir la tradición familiar: pongo la mesa como mi madre, decoro las fuentes como mi madre, hago las comidas que me enseñò mi madre, y de paso le muestro a mis hijos que hay tradiciones que se siguen y que serìa bueno que miraran bien y aprendieran a cocinar y a tender bien la mesa, porque algùn dìa tal vez deban hacerlo ellos.

Hablando en serio, creo que lo que se festeja en mi hogar es la familia, una vez al año agasajarnos todos y mimarnos con una noche de fiesta en casa. Claro que asì, cocinando Èl y YO como esclavos, y festejando TODOS es precioso festejar.
Pero no me voy a quejar, pasamos lindo. Cocinè delicias, puse los manteles blancos, flores en la mesa, velas, copas, los platos buenos. Prendì cabitos de saumerio, el hornito con gotas de pachuli, velas por todos lados, puse flores hasta en el baño, recibì con sonrisa de oreja a oreja. Y la verdad que la pasamos bien, aunque en estas fiestas el alma, silenciosa, ande llorando por los ausentes.

Tengo el gratìsimo honor de ser elegida siempre como anfitriona - por algo serà, digo yo- y es lindo ese premio que me da la vida y la familia, sòlo que después de la cena y del brindis de las doce – en el cual todos ustedes han estado presentes en mi corazòn-, yo estaba tan cansada,pero TAN, que no podìa mantenerme parada ni para ir a la vereda a ver los cuetes y los fuegos artificiales. Asì me tiene lo que yo llamo jocosamente “la reventura de las variz”, que parece chiste pero me mata desde mi infancia.

EL DÌA DESPUÈS ha sido HOY de mañana, cuando despertè. Volvì a ser la Cenicienta, como el dìa antes. Debì juntar mucho coraje y valor para atravesar la casa y enfilar hacia la cocina a aprontar el mate. No es fácil caminar por el campo de batalla y emprender la tarea de recoger los despojos – que quedaron tal cual-de la juerga de anoche y pensar que es necesario lavar la vajilla y ordenar todo nuevamente para que la casa quede como si allì no hubiera pasado nada. Despuès no me jodan con que el tiempo no es circular y cìclico. Sòlo espero que el Hado me permita llegar entera al fin de semana, cuando tambièn cìclicamente comenzaràn mis vacaciones.

Pero no me importa, todo vale la sonrisa de un niño: ¡habìa que verles las caritas a mis hijos y a mis sobrinos cuando vieron el montòn de regalos para ellos junto al arbolito!...Claro, que ya casi todos son jóvenes y adolescentes, no niños, pero da igual, todos fueron felices.
Si alguno de ustedes encuentra un dejo de ironìa en algunas de mis palabras, es mera suposiciòn.

Eso sì, el Año Nuevo no me encontrarà aquì lavando platos, sabrè brindar románticamente a la luz de la luna, mirando las estrellas y salpicàndome entera con la espumita del mar.

Y, si algo tengo de bueno para rescatar de ese trabajo descomunal que me da a mì – anfitriona siempre, premiada eternamente por simpàtica, afectuosa y càlida- es que una vez al año, asì concentrado, recibo todo el cariño de los amigos. A todos GRACIAS, por los mensajes y por el afecto.





16/12/08

HOY HACE UN AÑO

Queridos míos:


Hoy hace exactamente un año. Lo de la Flaca, con su barra "Flacurita" incluida, hace un año que entró en esta magia del blogueo. Fue de madrugada, porque me llevó horas y horas poder armar la página, días y días armar el sitio , es decir, pensar sobre qué se iba a tratar, y casi meses imaginar de qué podía hablar yo aquí y qué sentido tenía que me armara un blog, yo, ama de casa posmoderna y cincuentona con muchas, muchas tareas para hacer y obligaciones diarias para cumplir. Finalmente, así como don Quijote estuvo días y días preparando la primera salida, porque ese tiempo era el espacio de sus sueños, salí al rodeo tímidamente. Sólo tenía dos amigos: Santi, quien siempre me inicia en las cosas divertidas, me da consejos, me enseñó a tocar la flauta ,me hizo conocer al que hoy es mi marido, y es el padrino de mis dos hijos, y "K" quien, a pesar de su rebeldía y de no haber aparecido nunca más por aquí, además de no conocerle la cara, me alentó a bloguear con ternura y afecto inusual en él. Después invité a Ross , quien también se entusiasmó con esto y creó inmediatamente "El cristal con que se mira". Y ahí ya me sentí completa: me reunía aquí diariamente con mis amigos más queridos y accedía a lugares del alma de ellos que sólo se pueden mostrar en la escritura, no en la charla cotidiana. He esperado inútilmente a mi amigo Charles (a quien a ustedes les encantaría conocer), ha ingresado de Uruguay Andrea con sus dibujos y con todo, Juan y el glorioso Tata, Fede con su prosa elíptica y poética,entra Bea a comentar todos los días aunque no tenga blog, me encuentro con mi querido Fantasma uruguayo que está en Méjico, tuve la gloria de escribirnos y conocer a Germán funfuneando, y a Susana de Argentina con sus mujeres maravillosas(y todo esto ya es demasiado); traer a Fernando a Las Piedras y descubrir que ambos admiramos los asados de El Pobre Acuña , viajar a Méjico a través de Roberto, pasear por su casa y sus lugares y degustar sus vinos exquisitos. ..
Mi querido amigo Roberto, que ama nuestra tierra y sus costumbres, nos membretó: a partir de él, todo aquel que entre aquí en contacto asiduo con nosotros forma parte de "La cofradía del Sur". Me ha encantado el nombrete. Pero también me ha encantado lo que nunca soñé: estar en España - el lugar de mis raíces- todos los días, charlar con su gente y compartir emociones, conocer más sus costumbres (idénticas a las nuestras, aunque sean el Primer Mundo),emocionarme con las mismas cosas y, fundamentalmente, estar en contacto y contar con el afecto de amigos tan valiosos como Elly y Dina, Codorníu, Pizarr, Dédalus, Tanci, Nani, Driada, Sinkuenta, Rafaela,Claudia la Chef,Marisa, MediaLuna, el Gato,María Jesús. Como dice Santiago de "mis amiguitos ibéricos", he tenido la suerte de tener como amigos a "La flor y nata" de allá. A veces leo a Cruela y ahora también me escribo con Untalgregorio, con Ojo de Pez , con La Maga y espero no olvidarme de absolutamente nadie, sería imperdonable. Quiero decirles a TODOS, los que nombré y los que debo haber omitido por cansancio mío en este momento, que hace años que rehúso a hacer amigos nuevos.Siempre decía que, si no tenía tiempo suficiente para darle a los que tengo y quiero desde hace años y atenderlos mínimamente, no iba a hacer amigos nuevos para regalarles mi tiempo. Pero lo cierto es que me ha hecho feliz ensanchar mi lista de amigos, estar en contacto con los antiguos y conocer a los nuevos. Me ha hecho bien asomarme al mundo todos los días, después de la rutina, desde esta ventana. Han alegrado mis algunos grises días y he conocido gente maravillosa compartiendo cultura, literatura excelente, emociones, alegrías y tristezas. También juegos y chistes.
Me ha encantado y me encanta encontrarme diariamente con ustedes en Lo de la Flaca, que no pretendió ni pretende ser más que un lugar de encuentro, un boliche, un cenáculo virtual.
Termino con unas palabras que escribí en mi primer día aquí a propósito de este blog y de esa porfiada costumbre latina de andar juntándonos:
"Hermosa costumbre ésa, venida de Europa, pero tan rioplatense, de encontrarse uno o más amigos alrededor de una mesa de bar dejando pasar el tiempo entre el humo del cigarro y un buen café, charlando largamente, intercambiando ideas, cuestionando todo, arreglando el mundo , hablando de la vida, o interminablemente de música y teatro y de poesía". "Los boliches, café de por medio, son un espejo de la vida; allí se comparten sueños, se alivian tristezas, se producen encuentros, desencuentros y reencuentros, se festejan éxitos, se gestan y se acaban muchas historias. Casi diría que parte de lo más lindo es ese estar en privado en una mesa pero, a la vez, poder mirar también alrededor y ver a los variados personajes que se amuchan allí, sin molestarnos, y jugar a interpretar sus gestos.Los boliches son el sabio remanso al ajetreo y al agobio, la pausa necesaria al cansancio cotidiano, el ámbito en que mágicamente –tal vez inducidas por el café- se dan las mejores charlas. Los bares tienen historia, historia que se entrecruza con la historia de la gente y de la ciudad".
Gracias a TODOS por estar aquí, al firme, siempre. También por la amistad. Un abrazo

Para festejar,comparto con ustedes un poquito de música que me gusta, Jean Pierre Rampal tocando una Sonata de Bach.

Cuando activen el You Tube no olviden apagar el audio en el aparatito del costado.


10/12/08

SERRAT 100 x 100


Algunos me piden que actualice. Otros sé que esperan que les cuente el recital de Serrat , parece que soy la única afortunada uruguaya de los que andan por aquí que fui. Ross quiere que le pase los binoculares de mi hermano para ver todo a través de esa lente y de mis ojos. Amigos, olvídenlo, eso es imposible, no puedo hacer esa crónica ni transmitir la emoción que sentí. Jamás voy a ser capaz de contar ese momento ni poder compartirlo tal cual con Ustedes, queridos, así como Pizarr me trajo a Paco.

Sabiendo que amigos de otras partes vienen a esta mesa de Lo de la Flaca debería empezar a contar cómo es el teatro de verano, después el repertorio que cantó, los chistes, los bises, etc. etc. Disculpen, no puedo no estoy en mi mejor momento de escribir. Ésa es la foto de él en esa noche, tal cual.

Sólo les voy a decir que, con todas las veces que vino Serrat a Montevideo, es la primera vez que lo vi en vivo. Lo conozco y lo canto desde mi edad escolar, aquello de “ tu nombre me sabe a hierba/de la que crece en el valle/a golpes de luz y de agua” . Fui esta vez porque Él, en un acto de impresionante generosidad, me esperó con tres entradas bastante caras de regalo: una para mí, otra para nuestra hija de veinte y otra para su única hermana. Disfrutaba pensando que iríamos al recital sus tres mujeres más queridas y que las más mayores - mi fanática cuñada y yo- iniciaríamos a la joven en la adoración de ese mito viviente. Mi cuñada ya había comprado entrada, así que fue Él con nosotras.

Días antes casi morimos de calor los uruguayos, pero el 1º de diciembre –día del primer recital- llovió y la gente debió escuchar a Joan Manuel bajo agua. El día 2 no llovió -fuimos muy afortunados- pero hacía un frío de morirse, y más ahí, frente al mar. Pero aguantamos estoicamente y en ese teatro enorme y repleto no perdimos ni una sola de sus palabras, ni de sus canciones, ni de sus gestos.

El público, Ross, cada vez está más veterano, más que nosotras. Creo que yo estaba dentro de la franja más joven junto a la de los hijos. Lo que sí fue común a todos fue la cara de derretimiento absoluto y la risa embobecida de las mujeres frente a cada chiste no demasiado gracioso de los que hacía (“cuenta un proverbio oriental”). Eso constituyó un espectáculo paralelo y simultáneo. Las veteranas estaban como locas, en el medio del silencio le gritaban cualquier cosa. Él cantaba “me gusta todo de ti” y le decían “ a mí tambiéééén”…”me gustás tooooodo, todito”…”llevame contiiiiigo”, etc.,etc.

Pizarr, no fui sola pero fue casi como si lo hubiera hecho, porque creo que no hablé nada en las dos horas y media que duró el recital, ni miré para el costado. Igual debo decirte que fue una emoción muy grande compartir ese momento con mi hija: sentí una gran afinidad y algo así como que hay acontecimientos en que es posible vencer al tiempo que pasa y a la edad. La sensibilidad vale más que todo.

A todas las que lean esto quiero decirles que si me lo hubiera cruzado por la calle sin saber quién era, muy probablemente no lo hubiese visto ni mirado. Por más que mi cuñada diga que él se conserva muy bien y que está en onda, la verdad es que no es para tanto. Nada tiene que envidiarle el de platinada cabellera que vive en casa. El asunto es que uno lo mira y lo percibe y lo escucha más allá de él mismo, con aquellos ojos. Serrat no es Serrat 100 x 100 solamente, él es lo que cada uno de nosotros se cree que es, es la imagen esa que guardamos dentro desde siempre, él es lo que cada uno de nosotros creemos y pensamos y queremos que sea.

Por eso, amigos y amigas, fue tan maravilloso estar allí. Juro que cuando apareció parecía que el corazón me iba a explotar. Él, Miralles y nosotros. Nada más. Así de íntimo aunque había más de cuatro mil personas. Sonreí idiotamente como las demás - incluido el público masculino- y me emocioné con cada una de sus canciones. En ese periplo musical vi pasar mi vida entera.